Urb. Divina Pastora, local 38A detrás de bar la Solera 11401 Jerez de la Frontera - Cádiz

KOBIDO " MASAJE JAPONÉS DE LA BELLEZA"

13 de Noviembre de 2012

Kobido, el masaje facial japonés o 'antiguo camino de la belleza'Esta efectiva terapia neurosensorial aporta juventud y luminosidad al rostro. Mediante un conjunto de masajes faciales, el Lifting Japonés tonifica la piel y tensa los músculos del rostro, equilibra la energía vital y mejora la salud general

Al masaje Kobido se le suele llamar en Occidente Lifting Facial Natural, dado que consigue los mismos efectos que un lifting pero de forma natural, sin utilizar ningún componente extraño, ya sean químicos, quirúrgicos, etc. El masaje remueve las toxinas del rostro, repara los tejidos faciales y previene y reduce el impacto del proceso de envejecimiento.

Una técnica multiefectiva

Efecto reductor y corrector: del mismo modo que el ejercicio reafirma y tonifica el cuerpo, el Masaje Facial Japonés fortalece y tonifica la musculatura facial ayudando a prevenir la flacidez y las arrugas.

Efecto radiante: aumenta el riego sanguíneo de la piel, favoreciendo la eliminación de células muertas, aumentando la luminosidad, dando un aspecto saludable y una sensación fresca y juvenil del aspecto de la piel. También incrementa el aporte de nutrientes más eficientemente, reduciendo y ralentizando los signos visibles del envejecimiento.

Efecto terapéutico: el Masaje Facial Japonés incrementa la temperatura de la piel facilitando la liberación de toxinas profundamente fijadas, a las que los limpiadores no alcanzan. Al aumentar la temperatura se activa el sistema linfático, lo que le permite transportar y eliminar más eficientemente las bacterias y las toxinas de las células de la piel.

Efecto regulador: con esta técnica se aumenta la capacidad de la piel para retener la hidratación, creando una barrera emoliente contra la evaporación.

Efecto relajante: el Masaje Facial Japonés libera las contracturas del tejido muscular, permitiendo una buena irrigación sanguínea por toda la superficie del rostro. Esto aporta oxígeno y nutrientes hasta las células de la piel. Únicamente cuando la circulación sanguínea se ve mejorada, las células de la piel pueden repararse y rejuvenecerse por sí mismas.

Historia del Kobido y orígenes

El Kobido se encuentra dentro de la medicina natural china, cuyos orígenes se remontan a los tiempos del Emperador Huan-Di (2698 al 2598 a. C.).

Al emperador amarillo (Huan-Di) se le atribuye la invención de los principios de la medicina tradicional china, el Neijing o Canon médico del Emperador Amarillo, que según la leyenda fue compuesto en colaboración con su médico Qi-Bo.

En sus orígenes el AN-MO (significa frotar y empujar en chino) tiene por objetivo el mantenimiento o restablecimiento de la salud, preservando constante y en equilibrio el flujo de energía vital (Qi) por todo el cuerpo a través de sus meridianos, que son como ríos que recorren el cuerpo transportando el flujo de energía vital.
Es el equilibrio de dicho flujo el que evitará la aparición de la enfermedad y su restablecimiento ayudará al cuerpo potenciando su sistema inmunológico.

Hacia el año 1300 d. C. los conocimientos de la medicina China llegaron a Japón. El AN-MA, en japonés, se mantuvo fiel al objetivo de mantener el flujo de Qi para estimular la capacidad curativa del cuerpo. A través de los años el AN-MA fue especializándose y adquiriendo características propias y distintas de las del original AN-MO.

Un tratamiento de reyes y emperadores

En el año 1472, la Emperatriz de Japón, al solicitar sus tratamientos de belleza requirió específicamente el masaje Kobido, convirtiéndose en un tratamiento exclusivo de la familia imperial, por lo que el Kobido es un masaje que pocos ciudadanos de Japón conocen y aún menos han experimentado.

Según la tradición japonesa, la belleza es un reflejo del equilibrio entre mente, cuerpo y espíritu, y este se refleja en el rostro.
Desde siempre el aspecto externo y la belleza se han valorado en todas las culturas asiáticas.

Basado en técnicas ancestrales

El Lifting Facial Japonés tiene una larga historia, lo que ha hecho que se haya ido perfeccionando con el tiempo y que sea refinado y eficaz.
Es una técnica que combina un protocolo facial estético con un masaje de reflexología facial y la liberación de la fascia que han sido desarrollados y modificados durante los últimos quinientos años. Es un masaje manual muy específico, que trabaja la musculatura profunda.

El conocimiento de este masaje facial solo se trasmitía del maestro al alumno. El maestro Ito, que fue durante 50 años el Gran Maestro del Linaje Kobido, designó a Shogo Mochizuki como sucesor. En 1984 Shogo Mochizuki se traslada a Estados Unidos donde comienza a enseñar y difundir este arte Kobido, al que se conoce también como Lifting Facial Japonés, Tratamiento neurosensorial, lifting sin cirugía o masaje facial Kobido.

Estas técnicas terapéuticas estimulan los nervios faciales alcanzando las células de la piel, benefician y aumentan la circulación sanguínea, distribuyendo nutrientes y eliminando toxinas e impurezas.
En este masaje se trabajan los 16 músculos faciales superficiales y específicamente puntos neurosensoriales y meridianos energéticos que van a influir de manera notable sobre la nutrición celular y la circulación de la energía, eliminando toxinas (se realiza drenaje linfático), mejorando la salud y atenuando las arrugas y la tensión del rostro.

Se realizan una serie de movimientos cuyo fin es relajar los músculos contraídos. Es una técnica basada en movimientos de precisión con técnicas de masaje profundo, que trabaja la musculatura. También existen una gran variedad de movimientos superficiales.
Cuando los músculos están relajados, la sangre circula libremente por ellos recibiendo de esta manera todos sus beneficios, estimulando la producción de colágeno y elastina, responsables de la salud de la piel, por lo que Kobido es eficaz para que las células de la piel puedan repararse y rejuvenecerse por sí solas.

Beneficios

El Lifting Japonés es un procedimiento neurosensorial que se realiza en el rostro de forma manual con productos ecológicos y naturales conjuntamente con Aromaterapia.
Con el Lifting Japonés se da forma al óvalo facial, levantando los tejidos para que el rostro luzca fresco, gracias a la estimulación de puntos energéticos, cuya acción mejora también el estado de salud físico y mental.

Beneficios directos de su uso
El Kobido es adecuado para todo tipo de personas, hombres y mujeres que tengan cualquier afección en la piel, aunque sus beneficios no son solo cosméticos. Sus movimientos en el cuello, rostro y cuero cabelludo producen una profunda relajación y alivio de dolores y molestias, traen una gran cantidad de oxígeno a la piel, lo cual produce la eliminación de toxinas y de células muertas. Los nutrientes pueden entonces llegar libremente a las áreas donde se necesitan e incrementar la capacidad de regeneración celular. Se estimula a nivel profundo la producción de colágeno, el cual, al ir surgiendo, va eliminando a su paso arrugas y líneas de expresión. El resultado es un rostro fresco, relajado, tonificado y elástico, características propias de la juventud. Es por esto que en Europa se le conoce como "la cirugía facial sin bisturí".

Junto a estos beneficios, el masaje Kobido también es de gran utilidad para las manchas de la edad, para la piel grasa o seca, para el acné, la migraña o el dolor de la articulación del ATM (temporomandibular). También es ideal para todo tipo de personas que tengan cualquier afección a la piel como la psoriasis, rosácea y principalmente el envejecimiento de la piel.
No se recomienda un intenso masaje Kobido a quienes se han sometido a cirugías estética faciales, porque poseen cicatrices muy extremas e internas que no permiten un resultado ideal.

Técnica del Kobido

El ambiente propicio para la realización del Kobido debe ser lo más tranquilo posible, acompañado de una buena iluminación, música y una temperatura adecuada para incentivar la relajación de quienes se están realizando el masaje.

El masaje comienza por la nuca, mejorando así la circulación de la sangre para transportar a los tejidos faciales sustancias como el oxígeno y otros nutrientes; también repara los tejidos dañados de la cara y favorece la eliminación de toxinas. Es indispensable realizar un masaje que abarque todas las partes del rostro y la cabeza.

El masaje Kobido no es sólo para el rostro como muchos otros, sino que abarca el cráneo, además de limpiar, hidratar y despertar el rostro en su totalidad.

Otras indicaciones sobre el masaje Kobido

Para la limpieza, la hidratación y la estimulación del rostro se deben utilizar aceites vegetales y aceites esenciales para el cutis. La fase de la estimulación es la principal etapa, y tiene como función estimular los músculos de la cara, favoreciendo así la eliminación de arrugas y recuperando el aspecto de la piel.

La duración del tratamiento dependerá de los cuidados que el paciente le ofrezca a su rostro después de la realización del masaje. Un procedimiento para mitigar las líneas de expresión puede durar de dos a tres años. Sin embargo, si la persona mantiene la costumbre de fruncir el ceño, los resultados se perderán progresivamente, no así los efectos desintoxicantes e hidratantes, que son permanentes.